La Habana donde el tiempo se detiene y el ingenio se impone

Vista al Malecon desde el Castillo de los Tres Reyes Morro - ShutterStock Image
Vista al Malecon desde el Castillo de los Tres Reyes Morro

 

Te ha pasado por la mente visitar La Habana, pero te preocupa que no llene tus expectativas. Cuando piensas en Cuba te imaginas un pueblo, que ha sido golpeado por bloqueos económicos. Asilado del comercio internacional y de grandes cadenas de tiendas. 

 

Te preocupa que no esté a la altura de las grandes ciudades y  enigmáticos centros turísticos de primer mundo. No eres el único, yo también pensaba lo mismo. Pero estaba ciego y  no podía ver la joya que es La Habana. 

 

El Gran Teatro ubicado en la Habana Vieja - ShutterStock Image
El Gran Teatro ubicado en la Habana Vieja – ShutterStock Image

 

La Habana es más que un lugar, es su gente y su lucha contra la adversidad. Su deseo de vivir alegre, aun cuando la situación no les sea favorable. Esta es la experiencia y el recuerdo que te llevarás de por vida de La Habana.

 

 

Para mover el cuerpo y reirse de la vida

 

Si quieres estar en un lugar donde se viva la música con estilo y alegría. La Habana no te decepcionará. En tu recorrido notarás que en cada esquina, bar y restaurante. Habrá alguien tocando y disfrutando de la música. 

 

Iconico Cabaret Tropicana - inaugurado en 1939 - ShutterStock Image
Iconico Cabaret Tropicana – inaugurado en 1939

 

Atrévete a experimentar la rumba en él icónico Tropicana. Un cabaret inaugurado en 1939 y que no ha dejado de hacer un show desde de su apertura. Entre los artistas que han pisado en este gran escenario tenemos a Frank Sinatra y Celia Cruz.

 

Su show al aire libre y bajo las estrella. Complementado con la diversidad de escenarios y hermosos vestidos. Te garantizan una noche sin igual y de porque el Tropicana a pesar de los años no ha parado la rumba.

 

 

Consiente tu paladar al estilo cubano

 

En el pasado la comida cubana no representaba un atractivo turístico. Pero hoy por hoy, debes degustar en algunos de los “Paladares” y disfrutar del sazón de la comida cubana.

 

Los Paladares son restaurantes de pequeños comerciantes. A diferencia del pasado, con las reformas económicas del 2010. Los paladares se transformaron en lugares que disfrutar de varios platillos típicos de Cuba y pasar un rato ameno.

 

Paladar San Cristobal - La Habana - ShutterStock Image
Paladar San Cristobal – La Habana

 

EL paladar San Cristóbal, es uno de los más icónicos restaurantes en La Habana. Ubicado en la planta baja de una antigua mansión. Su ambiente y decoración de los 50, te harán vivir una experiencia gastronómica fuera de este tiempo.

 

Paladar Café Laurent La Habana
Paladar Café Laurent La Habana

 

El Paladar Cafe Laurent, es otro restaurante detenido en el tiempo. Pero que su decoración muy a los años 50, no te engañen. Aún cuando el ambiente sea de antaño, sus cortes de carne, mariscos y pescado frescos. Hacen que cada bocado valga la pena.

 

La Habana cuenta con una gran cantidad de Paladares, algunos costosos  y otros no tanto. Siempre puedes utilizar páginas como tripadvisor o preguntar al personal del hotel. Donde estan los mejores paladares.

 

 

Un paseo en el tiempo entre coches clasicos y edificios coloniales

 

Tu viaje a la La Habana no puede terminar sin haber explorado los sitios, que hacen de esta isla un destino tan magnífico. 

 

Tu recorrido puede comenzar desde la Habana Vieja, catalogado como patrimonio mundial por al UNESCO. Caminando entre su arquitectura barroca y colonial, podrás apreciar como muchos edificios restaurados. Son ahora museos, tiendas de arte, hoteles y restaurantes. 

 

Plaza de la Catedral - La Habana Vieja - ShutterStock Image
Plaza de la Catedral – La Habana Vieja

 

Desde la Habana Vieja, puedes continuar tu recorrido hasta el Malecón. Uno de los lugares más representativos en los postales de Cuba. Cuenta con unos 8 km de largo y es uno de los lugares de encuentro. Para pasar una tarde amena, bailar, conversar y por supuesto disfrutar un magnífico atardecer cubano.

 

Atardecer en el malecon - La Habana - ShutterStock Image
Atardecer en el malecon – La Habana

 

Además de disfrutar de la comida y compartir con su gente. La Habana ofrece lo que muy pocos lugares pueden, un recorrido en el tiempo. Donde la frase “Recordar es vivir” cobra sentido. Poder sumergirnos en caminatas entre edificaciones de arquitectura colonial.  Admirar cómo el ingenio humano, hace que máquinas de más de 50 años sigan operando como nuevos. Sobre todo medicar que no importa la adversidad. Siempre y cuando se luche y se tenga alegría en el corazón todo se puede.

AnthonyS

Add comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Menu
Masquedestinos